¿Cómo abrir ojales una vez terminada la prenda?

¿Cómo abrir ojales una vez terminada la prenda?

Muchas de vosotras nos preguntáis por qué nuestros patrones no llevan ojales y es que es taaan fácil abrir los ojales con la prenda terminada… Así que vamos a compartir cómo hacerlo y por qué nos parece mejor idea que hacerlos mientras tejes.

El primer motivo y más importante es que la mayoría de las veces que tejes un ojal (echando hebra y tejiendo 2 puntos juntos) el agujerito que sale es un poco grande. Quizás no a simple vista, eso va a depender de las agujas que hayas utilizado, pero sí para que se pueda poner un botón pequeño y no se desabroche. La lana es muy muy flexible, y cuando el botón lo has metido 4 ó 5 veces por el ojal, muchas veces se da de sí. Esto provoca que, o bien tengamos que ponerle unos botones más grandes a la prenda, o que tengamos que coger una aguja e hilo y cerrar un poco el agujerito. Así que, o hacemos doble trabajo (tejiendo y luego cosiendo el ojal) o acabamos poniendo unos botones más grandes de lo que nos gustaría. 

El segundo motivo es que no siempre sabes dónde quieres exactamente los botones. Nos explicamos… Estás tejiendo una rebequita que en principio piensas que va a llevar un largo determinado y que en ese largo vas a poner 4 botones. Conforme vas tejiendo y una vez que has calculado dónde van a ir los ojales, te das cuenta de que te va a gustar más cortita y que además solo te apetece ponerle un botón arriba. Si ya hemos empezado a tejer ojales, estamos obligadas a deshacer o a cerrarlos después cosiéndolos.

Por eso para nosotras, el no tejer ojales nos da la flexibilidad de poder variar un poco la prenda una vez tejida. Los botones pueden aportar un toque especial a lo que hemos tejido y la prenda no queda igual con 2 botones arriba que con 5 repartidos por todo el tejido, ¿verdad? Y muchas veces no sabes lo que te apetece poner hasta que no ves la prenda acabada.

¿Te parecen motivos de peso para dejar lo de abrir los ojales para el final? Pues cuando te contemos cómo se hace y veas lo sencillo que es, ya no tendrás duda (si es que te queda alguna…)

Abrir ojales

Como puedes ver en la foto, abrir el ojal es tan sencillo como tener una tijerita con punta, meterla entre el tejido y abrirla para que el punto se abra. No hay que cortar ni nada por el estilo. Una vez hecho esto, ya está “abierto” el ojal, pero para que se mantenga abierto, le damos un par de puntadas al tejido arriba y abajo del agujerito que hemos formado y listo! De todas formas, te dejamos un vídeo explicativo súper completo, para que no te quede ninguna duda!

Reproducir vídeo

Cuéntanos en comentarios qué te ha parecido… ¿Crees que te vas a animar a probar este método? Estaremos encantadas de saber cómo te ha ido!!

Si te ha gustado el tutorial, tenemos muchos más en nuestra sección de “Vídeos” en nuestra web, puedes pinchar aquí para verlos todos!

Deja un comentario